Buscar

R. Hochmuth y D. Cantliffe 


Gran parte de la reciente expansión de la industria hidropónica de invernadero es el resultado de pequeños agricultores que buscan ingresar al mercado con productos frescos cultivados localmente. En muchos casos, estos productores son agricultores a tiempo parcial y ven esta estrategia como una forma asequible de dedicarse a la agricultura en pequeñas extensiones de tierra.


La estrategia de marketing para las ventas locales generalmente significa que un pequeño productor necesita producir una variedad de cultivos, en lugar de uno o dos para un mercado mayorista más grande. Las ventas directas a los consumidores son generalmente más altas cuando el productor tiene una combinación de cultivos para vender en el mercado.


Este artículo analiza algunos de los cultivos alternativos o especiales que se cultivan y comercializan, además del tomate, pepino europeo y chile pimiento de invernadero tradicionales. Sin embargo, la discusión incluirá tipos no tradicionales de los "tres grandes".


Pepino persa



El mini pepino, también conocido como **persa** o **beit **alpha**, es más pequeño que el pepino europeo o el tipo **slicer** (americano) se ha convertido en un nuevo cultivo popular. Este pepino es relativamente nuevo en Norteamérica y es el principal tipo de pepino cultivado en Israel y España y exportado a Europa. También hay una producción extensa en México y Canadá.


El pepino persa se originó en Israel, pero ahora se vende en todo el mundo. Los pepinos persas son híbridos ginóicos (todas hembras), partenocárpicos (desarrollan frutos sin polinización), y tienen un gen para la agrupación de flores, lo que significa que se cuajan muchos frutos en cada entrenudo. La fruta no tiene semillas y tiene una piel fina como los cultivares tradicionales europeos más largos.


No requiere envoltura de plástico retráctil para evitar la deshidratación después de la cosecha. Muchos consideran que el sabor es el mejor de todos los tipos de pepino fresco. La fruta se cosecha en una etapa muy inmadura para obtener la más alta calidad. Esta es una gran ventaja en el costo de manejo y comercialización poscosecha.


La producción de frutos es prolífica para los cultivares persa; muchos de los frutos pequeños se colocan en cada nudo y en los laterales. Los rendimientos pueden ser compactos (10 cosechas o menos) o continuos (más de 30 cosechas), según la temporada. Los cultivares crecen bien bajo condiciones ambientales extremas, especialmente bajo las altas temperaturas (32°-35° C) que son comunes gran parte del año en los invernaderos.


Estos pepinos son sensibles a las bajas temperaturas, especialmente en la etapa de plántula. Se pueden producir durante todo el año, siempre que la temperatura dentro del invernadero no se permita que caigan por debajo de 1.7° C. En muchas ocasiones varios cultivares han producido rendimientos comercializables muy altos, equivalentes y, en ocasiones, superiores a los tipos de pepino europeos estándar.


La mayoría del tipo persa producen frutos de 12 a 20 cm de largo. El tamaño específico de la fruta es importante en ciertos mercados étnicos. El manejo del mildiú polvoroso fue un desafío de producción principal en el pasado.


Mini pimientos


Un cultivo que ha adquirido mucha aceptación en mercados selectos, es el mini pimiento ya

que gracias a su sabor más dulce que las otras variedades, son demandas por los consumidores. Dentro de este tipo existen diferentes variantes como el **mini** **blocky** (mini bell pepper) o **mini cónicos** (mini sweet pepper).


La producción de pimientos mini ha crecido notablemente hasta convertirse en una opción de negocio en varias regiones de producción. La fruta puede variar en color desde rojo, amarillo, naranja, verde, chocolate/marrón, vainilla/blanco y morado.


Los mini pimientos, son **chiles de especialidad**, y un cultivo regular para algunos productores del país y puede valer la pena considerarlos por más en próximos ciclos de producción. Los informes de mercados terminales para esta categoría de chiles muestran a México, como la fuente principal de producto.


En las tiendas de comestibles, los mini pimientos generalmente se venden en bolsas de colores mezclados, comúnmente rojo, naranja o amarillo y verde. Los mini pimientos mixtos son una categoría de mercado relativamente nueva, pero otros chiles de especialidad tienen una historia en las ventas directas, particularmente en regiones donde son un alimento básico en las cocinas tradicionales.


Para cultivos de estación cálida como chiles, la producción en macro túneles permite la siembra más temprana y la extensión de la cosecha más tarde en el otoño en comparación con la producción en campo abierto. Además del potencial para un mayor rendimiento por unidad de área, la temporada de cosecha más temprana y más larga puede mejorar el acceso a los mercados.


El rendimiento de este cultivo no es tan apetecible como en el caso del tomate, ya que oscila en un promedio de 7 Kg/m2 en cultivos bajo invernadero. Lo que ha hecho atractivo este cultivo es su buen precio y estabilidad del mismo, de hasta $5.00 dólares por kilogramo.



16 vistas0 comentarios

Actualizado: ago 18

Arturo Castro Rocha, Sylvia Patricia Fernández Pavía, Pedro Osuna Ávila



En México, al igual que en el resto del mundo, la marchitez del chile producida por P. capsici es un problema grave para los productores de esta hortaliza. Se ha reportado su presencia en el norte-centro del país en los estados de Zacatecas, Aguascalientes, Guanajuato, Querétaro, Morelos y Estado de México, al sur del estado de Chihuahua donde mostró una gran severidad contra el chile tipo jalapeño y al sur del país en el

estado de Oaxaca incidiendo sobre cultivos de “chile de agua” y en el estado de Guerrero. Se ha reportado que el grado de patogenicidad de los aislados de P. capsici no sigue un patrón definido de distribución y que aislados con diferentes grados de patogenicidad conviven en el mismo espacio.


Conociendo al enemigo: ¿Qué son los Oomycetes?

Los Oomycetes son un grupo diverso de organismos eucariotas con una amplia

distribución. Colonizan montañas, desiertos, ambientes acuáticos y hasta la Antártica.

Sin embargo, se conoce poco sobre ellos. Este grupo de organismos miceliales

pertenecen al reino Stramenopila, que representan una línea evolutiva única y distante

de los hongos verdaderos. El carácter unificador del Reino Stramenopila es el flagelo

anterior de tipo oropel, el cual porta dos filas de vellosidades tubulares tripartitas y que

está presente en el aparato flagelar heteroconto de las zoosporas.

Una característica común de todos los Oomycetes es su habilidad para absorber

nutrientes directamente (osmótrofos), motivo por el cual se agrupaban con los hongos

verdaderos, con los cuales comparten varias características tales como el desarrollo de

hifas y la dispersión por medio de esporas mitóticamente formadas.

Sin embargo, además de dispersarse por medio de zoosporas y de producir oosporas

sexuales con paredes celulares gruesas, poseen otras características tales como

celulosa (â-1.4-glucano) en sus paredes celulares, diploidía vegetativa, flagelos

heterocontos, crestas mitocondriales tubulares y, en el caso de las especies del género

Phytophthora, la falta de epoxidación del escualeno para la síntesis de esteroles, que

los distinguen de los hongos verdaderos.

Filogenéticamente, están relacionados a las algas heterocontas tales como las crisofitas

y las diatomeas. Varios grupos de Oomycetes han evolucionado en patógenos

altamente adaptados afectando organismos en Reinos eucariotas tan diversos como los

Alveolata, Animalia, Mycota, Stramenipila y Plantae. La mayoría de los Oomycetes son

parásitos de plantas, y algunas especies ocasionan enfermedades en plantas de

importancia económica.

La interacción planta-oomycete: ¿Cómo funciona?

El género Phytophthora actualmente se clasifica dentro de la división Oomycota, en el

orden Perenosporales y la familia Phythiaceae. Es aceptado que el género

Phytophthora ocupa una posición intermedia entre los géneros más primitivos de

Oomycetes como Saprolegnia, Achlya y Dictyuchus, entre otros, los cuales son

saprófitos, acuáticos y productores de zooesporangios, y los géneros más “avanzados”,

Albugo, Peronospora y Bremia, que son fitopatógenos obligados.

La mayoría de las especies de Phytophthora son invasoras primarias de tejidos sanos

de plantas con capacidad saprofítica limitada, muchas de las cuales son responsables




de enfermedades de hortalizas de importancia económica o causantes de daños a las comunidades vegetales de los ecosistemas naturales.

P. capsici ataca solanáceas como chile, tomate y berenjena, y cucurbitáceas como

pepino, calabaza, y melón, alrededor del mundo. Más de 50 especies de plantas han sido identificadas como hospederas de este oomycete. Recientemente, se le ha encontrado atacando cultivos de habas (Vicia faba) y habichuelas (Phaseolus lunatus),

plantas que previamente se había demostrado no eran hospedantes viables de este

patógeno.

En muchas áreas, las epidemias más graves ocurren durante los meses cálidos y en la

época de lluvias, factores ambientales que favorecen el desarrollo de este oomycete.

Este patógeno es responsable de grandes pérdidas a nivel mundial. En muchas partes

del mundo, P. capsici es el factor limitante de producción vegetal más importante,

actualmente, se le considera el factor fitosanitario más importante en la producción de

chile, ya que este patógeno puede producir pérdidas hasta del 80% en la producción en

los campos de este cultivo.

Aunque se han hecho esfuerzos por desarrollar estrategias novedosas de manejo de

este patógeno, actualmente no existen medidas de control que puedan proteger

completamente a un cultivo susceptible cuando las condiciones ambientales como

humedad y temperatura, son favorables. P. capsici es difícil de controlar debido a que

puede causar múltiples síndromes al infectar las raíces, follaje y frutos del chile.

El control de este fitopatógeno requiere del uso de prácticas culturales, fungicidas,

fumigantes, agentes biológicos y de variedades resistentes, todos como parte de un

programa de manejo integrado. Si bien, los métodos de control cultural, incluyendo la

rotación de cultivos, no han resultado ser efectivos debido a la resistencia de las

oosporas de este patógeno a la desecación, a las bajas temperaturas y a otras

condiciones ambientales desfavorables, así como a su capacidad para sobrevivir en el

suelo durante años aún en la ausencia de plantas hospederas.

El control químico es poco efectivo en los cultivos de chile. La resistencia o tolerancia

de P. capsici a diversos fungicidas ha sido reportada tanto en el laboratorio como en

condiciones de campo. Las estrategias alternativas, tales como el uso de cultivares

genéticamente resistentes, prometen ser las más redituables y amigables con el

ambiente. Sin olvidar que periodos prolongados de incubación o altas concentraciones

de inóculo de P. capsici pueden sobreponerse a la resistencia, resultando en la

manifestación de síntomas en algunas plantas resistentes.

41 vistas0 comentarios

Mabel Gil

El factor clave mundial de la demanda en la categoría de frutas y hortalizas ha sido y sigue siendo lo natural, ya que los consumidores se inclinan cada vez más hacia productos menos procesados que perciben como saludables y seguros con etiquetado limpio (sin aditivos). Las tendencias en el consumo han estado sostenidas en 5 pilares: 1. Alimentos saludables, 2. Alimentos “sobre la marcha”/botana/”snacks”, 3. Alimentos sostenibles, 4. Alimentos de calidad Premium y 5. Alimentos cómodos/conveniente/listos para consumir.


• Alimentos saludables: Se ha fortalecido la tendencia hacia menús equilibrados nutricionalmente, alimentos 100% naturales que directamente asociamos con productos que ayudan a nuestra salud y bienestar, enriquecidos con los tan mediáticos “súper-alimentos” que naturalmente tienen un plus en nutrición y por supuesto, alimentos respaldados por evidencias científicas como son aquellos dirigidos al cuidado de la salud digestiva (prebióticos y probióticos).




Alimentos sobre la marcha” (“on-the-go”) también llamados “food for now”/botana/”snacks”: son los alimentos accesibles para consumir fuera de casa en cualquier lugar y en cualquier momento. Cada vez son más los procesadores que han sabido innovar desarrollando sus propias recetas y elaborando sus preparaciones en nuevas instalaciones necesitando gran mano de obra para dar respuesta a la demanda de los consumidores con agendas más frenéticas, necesitando nutrición 'on-the-go' ya que no pueden estar adaptándolas en torno a las comidas.


Son muchas las cadenas y tiendas minoristas que disponen de estos productos para consumirlos a cualquier hora. La principal desventaja desde el punto de vista del procesador es la corta vida útil (2-3 días) por lo que necesitan una excelente distribución y gran rotación.




Alimentos sostenibles: La tendencia hacia productos respetuosos sostenibles con el medio ambiente, con las personas y con la cadena de valor, sin olvidar su viabilidad económica, ha sido apoyada por los productores y procesadores que han sabido responder a este gran desafío.


La industria alimentaria ha realizado un gran esfuerzo comenzando en el campo con la revolución tecnológica del sector agrícola, y finalizando con la innovación en fabrica. Algunos ejemplos han sido la robótica y automatización de sus sistemas de producción como los invernaderos de última generación con producción inteligente siendo más precisos y rentables para producciones de gran valor. En el mercado, estas las materias primas son las que demandan los procesadores para el desarrollo de nuevos productos elaborados listos para consumir.


Esta gran apuesta empresarial por la tecnología como pieza clave de la sostenibilidad se está empleando para optimizar el consumo de agua, fomentar la agricultura limpia no contaminante, reducir el uso de fertilizantes, así como para la toma de decisiones inteligentes y acertadas a la hora del manejo y recolección de los cultivos.


imagen por el blog de caixa popular.


Alimentos de calidad Premium: La tendencia a productos con mayor número de referencias que permitan identificar y diferenciar la marca por su calidad suprema, ha supuesto un cambio de mentalidad a unos operadores cada vez más proactivos con innovaciones en selección de materias primas y uso de tecnologías para dar soluciones a esta demanda.


La selección varietal basada en rendimiento, tamaño del fruto y apariencia visual, tuvo consecuencias negativas contribuyendo en gran medida a aumentar las pérdidas poscosecha. Una de las estrategias para conseguir productos de calidad Premium es proporcionar frutas y hortalizas con mejor sabor, ya que a mejor sabor mayor demanda por parte de los consumidores.


En el caso de las frutas, se deben reemplazar los cultivares con sabor inferior por cultivares con un mejor sabor entre los que ya existen y/o seleccionar nuevos con un sabor superior. La vida poscosecha basada en el sabor es generalmente más corta que la basada en la apariencia visual. Otra estrategia incluye el uso de genotipos con una vida poscosecha más larga basada en la textura.


La selección de cultivares con mejor sabor y textura ha sido el objetivo principal de la mejora genética mediante el uso de programas de biotecnología y mejora vegetal. Como ejemplo, los programas de mejora de lechuga para la selección de aquellas variedades rizadas de gran volumen, que no presenten oxidaciones, ni sabores ni olores desagradables, y que sean fáciles de procesar (brotes jóvenes) porque no necesiten ser cortados y por tanto menor respuesta al corte y al deterioro.


Alimentos cómodos/conveniente/listos para consumir: La tendencia a estos alimentos surge de una cultura centrada en trasmitir ideas, experiencias además de resultar un atractivo visual, con formas y colores más creativos. Están envasados en envases trasparentes individuales listos para llevar, con descriptores de sabores y texturas que ayudan a imaginar lo que está comprando para aumentar su aceptación.


Algunos ejemplos de estos productos de mayor valor añadido son los derivados vegetales de bajo contenido en carbohidratos que ha supuesto un importante argumento en ventas. Así, se señalan algunas características como sabores sorprendentes para “seducir a un consumidor cada vez más exigente”, para disponerlos en máquinas de expendedoras.

15 vistas0 comentarios
1
2